Inicio / Archivo / Filópolis II

Filópolis II

Ateneo

17 noviembre 2016|Curso 2016-2017

Sobre la Tiranía (1ª parte) (Sede UIMP)

Existe una tradición de escritura que compatibiliza, en la medida de lo posible, el elemento poético o político que ella misma conlleva con lo que llamamos filosofía, que es quizá lo único radicalmente opuesto. El máximo exponente de esta forma de escritura son los diálogos platónicos, pero en nuestra tradición occidental podemos encontrar algunas obras que siguen la misma línea compositiva. El Hierón de Jenofonte es una de ellas.

La forma del diálogo es, entre otras cosas, un recurso usado en lo que Leo Strauss denomina «arte de escribir», que responde al fenómeno de la persecución. Podemos entender la persecución como la puesta en marcha de la potencia de la figura de la tiranía cuyo tratamiento clásico, en muchos sentidos, supone una herramienta y un contrapoder mucho más rico que la figura moderna de los micropoderes.

Ponente: Antonio Lastra

Lectura principal: Jenofonte, Hierón, en Obras menores, ed. de O Guntiñas, Gredos, Madrid, 2006

Lectura complementaria: Leo Strauss, Sobre la Tiranía, trad. de L. Rodríguez, Encuentro, Madrid, 2006.

Audio de la Reunión

1 diciembre 2016|Curso 2016-2017
Sobre la Tiranía (2ª parte) (Sede Ateneo)

En el corazón del Hierón de Jenofonte encontramos el término filópolis. Filópolis o “el amor a la ciudad”, representa quizá el extremo absolutamente opuesto a la figura contratiránica por excelencia que es la filosofía. En la obra, Hierón es un tirano que dialoga con Simónides, que es un poeta.

Los poderes del poeta están detrás de cualquier forma de expresión, pero la denominación de Simónides como “sabio” cancela por completo la posibilidad de que sea un filósofo, y lo que parecía a primera vista una reconciliación entre dos elementos opuestos se nos revela el juego entre el mero intelectual o philosophe y el tirano que ha tenido lugar, por ejemplo, con Voltaire cuando se creía que la Ilustración era el fin de la historia por ser la culminación de la conquista de las cosas.

Ponente: Antonio Lastra.

Lectura principal: Jenofonte, Hierón, en Obras menores, ed. de O Guntiñas, Gredos, Madrid, 2006.

Lectura complementaria: Leo Strauss, Sobre la Tiranía, trad. de L. Rodríguez, Encuentro, Madrid, 2006.

Audio de la Reunión

2 febrero 2017|Curso 2016-2017

Sociedad y Soledad: Rousseau (1ª parte) (Sede UIMP)

Las ensoñaciones del paseante solitario es quizá el registro de un delirio visto desde el punto de vista de la ciudad. Uno de los motivos principales a la hora de los reproches a la figura de Rousseau es la manía persecutoria que se dice que fue desarrollando en la última etapa de su vida. Delirio y persecución suelen ser las figuras mediante las que se relacionan la sociedad y lo que podríamos denominar un alma filosófica. En una obra de uno de los principales autores de la democracia dedicada a la soledad podemos encontrar quizá las claves del problema clásico de la incompatibilidad estructural de la polis con el alma genuinamente humana.

Ponente: José Félix Baselga
Lectura principal:
Las ensoñaciones del paseante solitario, ed. M. Armiño, Alianza, Madrid, 2008
Lectura complementaria:
Heinrich Meier, On the Happines of the Philosophic Life: Reflections on Rousseau Rêveries, The University of Chicago Press, 2016

Audio de la Reunión

23 febrero 2017|Curso 2016-2017

Sociedad y Soledad: Rousseau (2ª parte) (Sede Ateneo)

La paradoja es quizá la máxima expresión representativa de los asuntos genuinamente humanos. Uno de sus momentos fundacionales, y a la vez cumbre, es el momento en que Sócrates dice a los atenienses que lo que merece por su labor en la ciudad es un sueldo que se cobraría en el pritaneo y está claro desde el principio que la ciudad, aun teniendo razón, lo matará. La escritura filosófica se hace cargo de esa paradoja en la medida en que influye para educar o expresa para crear independencia. A lo que asistimos cuando nos relacionamos con una obra como «Las ensoñaciones del paseante solitario» que se toma en serio cuáles son los términos en los que es mejor que el ser humano asuma y proteja el mito de su soledad, entre otras cosas, por el bien de la ciudad más justa, es quizá a eso mismo.

Ponente: José Félix Baselga

Lectura principal: Las ensoñaciones del paseante solitario, ed. M. Armiño, Alianza, Madrid, 2008

Audio de la reunión

6 abril 2017|Curso 2016-2017

Filópolis: «¿Quién manda en el mundo?» en la Sede UIMP

Filópolis: «¿Quién manda en el mundo»? (Sede UIMP). Ponente: Dña. Esmeralda Balaguer García. Lectura principal: JOSÉ ORTEGA Y GASSET, La rebelión de las masas, ed. de D. Hernández, Tecnos, Madrid, 2003

La pregunta por quién manda en el mundo es quizá la pregunta pertinente en un mundo en que el poder político puede no tener límite. La noción de “hombre masa” en la obra de Ortega y Gasset representa la figura del individuo cuya constitución cultural obedece al fenómeno de la especialización. Tanto su configuración humana como su capacidad de dar cuenta de las obras fundamentales de la humanidad se desvanece en su incapacidad de responder a las obras de los clásicos. Su paradigma por excelencia es la figura del hombre puramente científico. Debe de haber un mundo en otra parte.

Audio de la reunión

27 abril 2017|Curso 2016-2017

Filópolis: “¿Quién manda en el mundo?” en el Ateneo Mercantil

Filópolis: “¿Quién manda en el mundo?» 2ª Parte. (Sede Ateneo Mercantil). La posibilidad del diálogo es, desde su constitución platónica, la condición gobernada por una figura cósmica. Al margen de que la conciencia de ello esté desde siempre solamente en manos del filósofo, su vertiente antropológica se puede ver deteriorada por los vaivenes de la historia y de la autonomía de la política.

Teniendo en cuenta que la noción misma de humanidad depende de que demos cuenta de la sacralización que debe acompañar a la figura de ser humano, la desacralización que caracteriza a la modernidad se resuelve en que a la pregunta por quién manda en el mundo le corresponda la respuesta antropológica de que manda quien de hecho puede decidir sobre la vida y la muerte.

Audio de la reunión

UIMP

Valencia.- El ciclo de Filosofía Política Filópolis regresa al calendario académico de la sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Valencia. Dirigido por Antonio Lastra, del Instituto Franklin de Investigación en Estudios Norteamericanos, este seminario se celebrará tanto en la sede valenciana de la UIMP como en el Ateneo Mercantil de Valencia, y en su inauguración han participado el coordinador de UIMP Valencia, Luis Moreno, Carlos Climent, vicepresidente del Ateneo Mercantil de Valencia; y el responsable del curso.

En las dos primeras sesiones se tratará el diálogo Hierón, escrito por Jenofonte. En el mismo Hierón, el tirano, dialoga con el poeta Simónides, narrando la vida e inquietudes del tirano, que se caracteriza por la soledad a la que le conduce la desconfianza de verse amenazado por todo y todos. Desde el análisis del texto los participantes iniciaron un animado debate que trajo la figura del tirano a la actualidad, debatiéndose si la oposición en la antigüedad entre tirano y ley podría trasladarse a la actualidad, a una sociedad con multitud de centros de poder por su volumen y complejidad.
El debate continuará el próximo 1 de diciembre en los espacios del Ateneo Mercantil de Valencia, a las 19:00 horas.

Valencia.- La segunda sesión del Seminario permanente de filosofía política: Filópolis II, que organiza la sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Valencia, se ha centrado en la tiranía y el diálogo Hierón, escrito por Jenofonte.

El debate se inició sobre el papel del sabio con el tirano; el tirano desconfía del sabio, puesto que puede utilizar su sabiduría para conjurar contra él, aunque también puede darle orientaciones sobre la mejor acción. Este tema llevo a debatir si el sabio debe formar parte del consejo del gobernante o si, por el contrario, debe estar en un segundo plano. Desde un enfoque socrático, el filósofo sería el mejor ciudadano, no por pertenecer a la ciudad, sino porque no está plenamente vinculado a ella y puede verla con el desapego suficiente para que su criterio sea más certero. El filósofo dispondría de su moderación e ironía para ayudar a conducir a la polis, aunque en ningún caso debería de intervenir directamente en política. Y ello porque la filosofía es incómoda para una ciudad a la que puede obligar a aceptar sus limitaciones y miserias.
Al abordarse el papel del filósofo en su sociedad y si el pensar filosófico se ve condicionado por su sociedad y economía. El seminario Filópolis II continuará los próximos días 2 y 23 de febrero donde, bajo el título de Sociedad y soledad, José Félix Balsega analizará Las ensoñaciones del paseante solitario de Jean Jacques Rousseau y On the Happiness of the Philosophic Life: Reflections on Rousseau Rêveries.

Valencia.- La sede valenciana de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en el Palau de Pineda, ha reanudado las sesiones con las que ha arrancado la segunda parte de «Filópolis. Seminario permanente de filosofía política».

El seminario, dirigido por el doctor en Filosofía Antonio Lastra, del Instituto Franklin de Investigación en Estudios Norteaméricanos, ha presentado una sesión introductoria al pensamiento y obra de Jean Jacques Rousseau. José Félix Baselga, también doctor en Filosofía y profesor, ha participado en el seminario con una ponencia sobre la obra «Las ensoñaciones del paseante solitario», libro sobre el que se debatirá en esta segunda parte de las jornadas.

En su obra póstuma, el autor de «El contrato social» reivindica la ensoñación, «un estado de ensimismamiento caracterizado por el abandono del yo en el fluir de su propia conciencia», señaló el ponente. Desde esta experiencia personal, Rousseau muestra su propia vivencia de sentirse menospreciado por los filósofos e intelectuales de su tiempo, lo que le conduce a una exclusión social elegida por él mismo.

La cuestión debatida tras la exposición fue el papel del filósofo en la ciudad, y si se le puede exigir que se involucre en la vida social, utilizando las estrategias de seducción y retórica (en un mal sentido), para incorporar sus trabajos a los decisores políticos o si, por el contrario, el filósofo auténtico solamente se compromete con la búsqueda de la verdad, sin importarle el reconocimiento social o el grado de afectación que su trabajo pueda tener en la ciudad, como hace Rousseau. El debate continuará el próximo 23 de febrero, fecha en la que el seminario se reunirá en el Ateneo Mercantil de Valencia.

 

Filopolis-Ortega-Ateneoweb

Valencia, 28 de abril de 2017. Ayer por la tarde tuvo lugar la última sesión de  Filópolis II, seminario permanente de filosofía política, que se celebró en el Ateneo Mercantil de Valencia. El seminario continuó analizando la obra La rebelión de las masas, del pensador español José Ortega y Gasset. Antonio Lastra, director del seminario, introdujo el tema de quién manda en el mundo en relación con la visión europeísta de Ortega. El debate se centró en el papel de la opinión pública en las sociedades contemporáneas, y la necesidad de que esa opinión pública no se vea condicionada ni afectada por presiones externas. Frente a aquellos que defendían la imposibilidad de que la opinión pública escape de intereses y manipulaciones, Lastra reclamó la necesidad de una opinión pública, generadora de debate y cambio, que no se pregunte quién manda en el mundo; una vez que la opinión pública entra en estas cuestiones significa que la convivencia ha sido gravemente dañada. En la clausura intervino Agustín Domingo, director de UIMP Valencia, que celebró el éxito del seminario y animó a futuras celebraciones.