Inicio / Máster en Grandes Libros

Presentación

The Platonic Academy, the model of all educational institutions up to this very day, was founded, in times which resemble ours, not to serve but to be served, was founded not with regard to the wishes or needs of the practical order but against it. It did prepare its students, it seems, to a life never outside its own scope. It imposed upon them rules whose origin was not submission but rather opposition to the practical order. It did not try to descend to a lower level but rather to elevate the practical order to its own. It is perhaps unique in this respect. Its heritage is the very idea of education. For to educate a person, is to lead him out of those regions in which he cannot see the light.

[La Academia platónica, el modelo de todas las instituciones educativas hasta el día de hoy, no se fundó, en tiempos que se parecen a los nuestros, para servir sino para ser servida; no se fundó con la mirada puesta en los deseos ni en las necesidades de orden práctico, sino contra esos deseos y necesidades. Preparaba a sus estudiantes, al parecer, para una vida que nunca quedara fuera de su alcance. Les imponía reglas cuyo origen no era la sumisión, sino más bien la oposición al orden práctico. No trataba de descender a un nivel inferior, sino más bien de elevar el orden práctico al suyo. Tal vez sea única al respecto. Su legado es la idea misma de educación, pues educar a una persona es alejarla de las regiones en las que no puede ver la luz.]

Jacob Klein

Commencement of 1947. Delivered at the 155th Commencement of St. John’s College on June 9th, 1947

 

“Un libro —escribió Kant con la ingenuidad característica de la mentalidad ilustrada— es un escrito (es aquí indiferente si se registra con pluma o tipos, en pocas o muchas páginas) que, mediante signos lingüísticos visibles, representa un discurso que alguien dirige al público. El que habla al público en su propio nombre —sigue diciendo el autor de La metafísica de las costumbres— es el escritor (autor). El que habla públicamente a través de un escrito en nombre de otro (del autor) es el editor.”1 Nadie, probablemente, asociaría esta definición con la Ilíada o El hacedor: ¿se dirige μῆνις (menis), la primera palabra de la literatura occidental, a un público? ¿Quién escribió el ‘Poema de los dones’? ¿Reconocemos a ese “alguien” en la Biblia o en la poesía de Emily Dickinson o en el escritor cuyo lema era De nobis ipsis silemus? ¿Cuál es la ecdótica de Las mil y una noches, que incluye la lingua franca de sus traductores? ¿Son Hamlet o don Quijote o Ferdydurke el nombre de otro? ¿Sobrevive el libro a la muerte del autor? ¿Cómo hemos de leer los libretos de ópera, cuya temática va de la revisión de la mitología a las delicadas adaptaciones de Benjamin Britten, pasando por la totalidad wagneriana o la peculiar sofocación de la voz femenina en el verismo? ¿Es indiferente que un libro quede registrado electrónicamente o se presente de un modo cinemático?

Podríamos seguir planteando indefinidamente estas preguntas. La de Kant por el libro, sin embargo, se encuentra en un lugar muy concreto: su exposición del derecho privado, entre la pregunta por el dinero y los modos de adquisición de los objetos —adelantándose con ello a lo que ahora llamaríamos la industria cultural—, y, en ese extraño contexto para un libro (pero no más extraño que la biblioteca ciega en la hipálage de Borges), la visibilidad y la publicidad condicionan los sentidos de la recepción, tanto como la comprensión, de quien habla (¿o canta?) para un público. ¿Deben ser los libros visibles, o audibles, y públicos? ¿No hay enseñanzas esotéricas además de exotéricas, libros apócrifos, pseudoepigrafía? ¿Admite el derecho privado, en algún artículo de su ordenamiento, la soledad y el silencio más o menos responsables o sensibles del lector, como los que san Agustín descubrió en Milán una mañana al ver a su maestro leyendo? En la entrada de βίβλος (bíblos) en el diccionario leemos que la palabra designaba la corteza interior del papiro —la membrana de liber en latín, etimológicamente emparentada con “libre”—, con la advertencia de que traducirla por el familiar “libro” no debe hacernos olvidar que probablemente fuera para los griegos una palabra bárbara, si vale el oxímoron. El Fedro platónico ha registrado escrupulosamente todas estas inquietudes. En la primera entrada de Cultura y valor, fechada en 1914, Wittgenstein observaría el paso del “balbuceo inarticulado” (unartikuliertes Gurgeln) al habla. Las lenguas de fuego del Espíritu en Pentecostés despejan la confusión de Babel.

¿Qué es, entonces, un “gran libro”? Nuestro Máster en Grandes Libros (MGL) está pensado para plantear esta pregunta como la primera de muchas preguntas por el origen y desarrollo de la escritura y la lectura, por la manifestación literaria de “autores” que no solo se han dirigido a un público sino que, desde el principio, han formado el gusto de la comunidad textual y le han proporcionado, mediante la elaboración de un lenguaje común, el dialecto mismo de la vida, pero lo han hecho configurando, entre las cosas del mundo, un objeto que llamamos libro. (En la topografía del lenguaje hay colectivos humanos sin libro y solo poniendo entre paréntesis el futuro editorial es imaginable que esos colectivos hayan quedado atrás en la evolución de la vida civilizada.) Los estudiantes encontrarán, como en los programas de Grandes Libros que preceden al nuestro y lo inspiran —el de Columbia, el de la Universidad de Chicago y, sobre todo, el del St. John’s College en Annapolis—, una lista de lecturas bajo una serie de epígrafes que han procurado ser lo más liberales posible. Resulta difícil hablar de (i. e. leer) los grandes libros sin tener en cuenta lo que Goethe, una figura central en nuestras consideraciones, llamó Weltliteratur, “literatura universal” (un concepto que Marx pudo incluir rápidamente en su análisis del fetichismo), o sin seguir el rastro conceptual que vincula lo que los griegos llamaron logos con lo que muy pronto, gracias a las posibilidades de la traducción —en la que los griegos mismos no pensaron— se convirtió en scriptura e incluso en escritura sagrada. ¿Dicen lo mismo logos y verbum? ¿Se pierde el aura de la sacralidad con la traducción? El primer versículo del Evangelio de san Juan parece concebido para darle a los fragmentos del “libro” de Heráclito una ordenación definitiva que supere las tentativas del comentario con el privilegio del enunciado.2 Cualquiera que sea la distancia que la Revelación interponga entre el Espíritu (con mayúsculas) y los lectores, la educación liberal que Platón menciona por primera vez en la Carta VII es indisociable de una comunidad (διὰ δὲ ἐλευθέρας παιδείας κοινωνίαν, 334 b), que, aunque pueda necesitar la mediación de una institución interpretativa (desde las escuelas imperiales de retórica a la propia Iglesia católica, núcleo de las universidades), no puede perder nunca de vista el sentido de la humanidad o de las humanidades: reconocer al hombre en el hombre, por citar de nuevo a Wittgenstein. No es fortuito que “humanidades” siga remitiendo a la literatura en general y que la última denominación que recibió, antes de las destrucciones y deconstrucciones del siglo XX, fuera la de “Ciencias del Espíritu” (Geisteswissenschaften). Las tentativas de los Estudios Culturales contemporáneos no han borrado de su genealogía que cultura fuera la palabra con la que su inventor, Cicerón, atento lector de Platón, renunció a traducir la palabra “filosofía”, pudiendo de este modo conservarla (Tusculanas II 13).

Hay algo de menoscabo en recordar, con esta perspectiva, la lectura de Alonso Quijano o el “donoso escrutinio” y representarnos el público de Shakespeare en The Globe, y estamos tentados de darle la razón a los grandes críticos del bardo, desde el doctor Johnson a Charles Lamb o Harold Bloom, cuando insisten en que hemos de leer a Shakespeare, no verlo ni oírlo sobre la escena o en el cine. Emerson observó, sin embargo, que Shakespeare había escrito el texto de la vida moderna y que era él quien leía a sus lectores y no al revés. La vana disputa entre los partidarios de Cervantes y los de don Quijote no ayuda a leer mejor que los novelistas ingleses, de Fielding y Sterne a Dickens, que se negaron a aceptar la patética desaparición del caballero andante del mundo de lectores. De una manera tangible que no podemos separar del placer de la lectura pensamos en Borges como el lector natural de los Grandes Libros.

Sin embargo, el desencanto de don Quijote es la expresión literaria del desencanto mayor del mundo mediante la ciencia —el famoso diagnóstico de Max Weber—, que hizo del gran libro de la naturaleza el libro por antonomasia de la época moderna, relegando al olvido bibliotecas enteras. Pensemos, por ejemplo, en Descartes y la biblioteca de La Flèche, en el more geometrico de Spinoza frente a la gramática hebrea y la scriptura, en Próspero desprendiéndose de un libro cuando abjura de la magia. Merece la pena recordar el no menos famoso pasaje de Galileo:

La filosofia è scritta in questo grandissimo libro che continuamente ci sta aperto innanzi a gli occhi (io dico l’universo), ma non si può intendere se prima non s’impara a intender la lingua, e conoscer i caratteri, ne’ quali è scritto. Egli è scritto in lingua matematica, e i caratteri son triangoli, cerchi, ed altre figure geometriche, senza i quali mezi è impossibile a intenderne umanamente parola; senza questi è un aggirarsi vanamente per un oscuro laberinto.3

¿Son comparables, en un mismo registro de lectura, en una misma categoría de Grandes Libros, los sichtbare Sprachzeichen que constituían el libro kantiano con los caratteri… in lingua matematica del libro de Galileo? ¿Forma parte de esa lengua la metáfora del oscuro laberinto (que no necesita traducción al español y que no sería difícil encontrar en culteranos y conceptistas)? Que todo cuanto tenga que ver con la ciencia, con la comprensión humana, no haya podido desprenderse de la melancolía es, en cualquier caso, una clave de lectura de los modernos que no serviría para entender a los antiguos. El gran libro de la naturaleza puede estar escrito en caracteres matemáticos, pero los caracteres de las historias, el plural con el que se presenta desde Heródoto una serie de investigaciones que van alejándose de la naturaleza (Sócrates aún emplea la palabra en el momento decisivo de su segunda navegación), exigen una disposición de ánimo liberal capaz de albergar lo que va quedando atrás conforme se avanza. En este sentido, la mentalidad ilustrada de Edward Gibbon, cuya Historia de la declinación y caída del Imperio romano proponemos como master text de la escritura histórica, encontraría en las sucesivas divisiones constitutivas del Imperio la unidad de civilización en la que su libro, su gran libro, aspiraba a colmar las lagunas de la transmisión textual.

Cualquier estudioso de Bizancio, desde sir Steven Runciman hasta Averil Cameron, podría objetar que, al menos, la segunda mitad de la Declinación y caída no colmaba todas las lagunas. Gibbon publicó la primera entrega de su gran libro en 1776, una fecha crucial en el desarrollo de la historia de los Grandes Libros: Goethe se convertiría en funcionario del pequeño ducado de Weimar, alejándose desde entonces de Werther y acercándose a Fausto; Hume moriría tal vez demasiado joven, dejando una Autobiografía tan sucinta como ejemplar que impedía toda retractación; un envejecido Rousseau publicaría las Ensoñaciones del paseante solitario, un Diderot cada vez más radical y no menos solitario se asomaría a la vez a la historia antigua en su Vida de Séneca y al nuevo mundo en la Historia de las dos Indias, los Estados Unidos de América declararían su independencia —tal vez más semántica que política— y Adam Smith publicaría la Riqueza de las naciones, el gran libro del capitalismo. La reacción no se hizo esperar y, entre la Declaración de Independencia de Thomas Jefferson y la entrada de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, el Gran Estilo se apoderó de todas las producciones del espíritu. La declinación y caída en la que Gibbon veía asomarse la Ilustración de las naciones de Europa acabaría propiciando una Decadencia de Occidente que podría invertir el destino de los Grandes Libros: en lugar de captar lectores, los lectores han ido prefiriendo otros signos en otros lenguajes y, tras la totalidad de la Ópera (la obra por antonomasia) y el gran experimento cinematográfico, los vemos entre nosotros refugiados en el ensimismamiento de las innumerables series de internet. La obsesión de Griffith por Dickens se ha reducido a la adaptación de La isla misteriosa de Verne en la popular y nada despreciable Lost.

Sin embargo, los Grandes Libros se mantienen. No son el Libro Único, no son el Gran Libro de la Naturaleza, no son el Libro de la Vida ni “los demasiados libros” que Gabriel Zaid contabilizó. La desafortunada expresión de “las religiones del Libro” no ha obliterado la interpretación de las simpatías y diferencias, del círculo de la hermenéutica se sale con cierta facilidad y las leyes inmisericordes de la necesidad logográfica, como escribió un comentarista de Platón, siguen siendo saludables. Los seres humanos aprenden de muchas formas y aprender leyendo es una de ellas. Aprendemos leyendo cuando reconocemos que no sabemos y que alguien sabe y que su saber se ha plasmado por escrito; quién sea ese alguien que aumentará nuestro saber (literalmente el autor) y dónde se encuentran sus enseñanzas son, en sí mismas, preguntas que nos orientan al buscar a los mejores maestros, a quienes nos enseñan a leer cuando nos leen.

El MGL es la continuación natural del estudio de las Humanidades y una preparación adecuada para su desempeño en la vida. La lectura de los Grandes Libros —atenta, exigente, lenta, significativa, inolvidable— es la prueba de todo estudiante, que se mide con el material mismo del que está hecha la cultura: el libro, los Grandes Libros.

***

El MGL ofrece un plan de estudios centrado en los Grandes Libros y en las grandes conversaciones que esos libros han suscitado a lo largo de la historia. Para ello pone a disposición del estudiante una lista de libros que incluyen obras clásicas de filosofía, literatura, ciencias sociales y políticas, historia, religión, economía, física, biología, astronomía, estética, música o lingüística y todos los recursos técnicos necesarios para llevar a cabo este curso online, puesto que nuestra pedagogía se adapta perfectamente al formato virtual del webinar, en el que es posible la conversación del profesor con los alumnos. El libro fue desde el principio una nueva tecnología y no ha dejado de serlo.

Los seminarios de Grandes Libros (Great Books) de John Erksine en la Universidad de Columbia (que comenzaron en 1917 y aún se mantienen en su Core Curriculum) inspiraron el experimento fundacional de la educación liberal superior en los Estados Unidos. Mortimer Adler, alumno de Erksine, los implantó junto con Robert Hutchinson en la Universidad de Chicago en los años treinta del siglo XX y el St. John’s College de Annapolis les daría su máxima expresión a partir de 1937, coincidiendo con la llegada de Jacob Klein a su decanato. El Nuevo Programa de Grandes Libros desarrollado por Stringfellow Barr y Scott Buchanan constituye el corazón mismo de esta comunidad de aprendizaje que sumerge a sus estudiantes en la lectura de los Grandes Libros y en una conversación entre ellos. Con una oferta de estudios de pregrado y cuatro modalidades de titulación en Artes Liberales de cuatro años de formación, el St. Johns’s College es la institución educativa de referencia en la implantación del programa de Grandes Libros en el mundo. El éxito de su planteamiento ha permitido la apertura en 1968 de una segunda sede en Santa Fe (Nuevo México) y favorecido la proliferación de los Liberal Arts Colleges en los Estados Unidos, siendo actualmente muchas las universidades que ofrecen el programa de Grandes Libros, con distintos nombres, entre sus planes de estudio común a todos los grados, con una notable aceptación por su elevado índice de impacto en el factor de empleabilidad de los estudiantes. Cursar un programa de Grandes Libros hace de los estudiantes mejores personas y profesionales más capaces, cualquiera que sea su orientación en la vida. Esa era la idea de la virtud.

El objetivo de nuestro MGL es proporcionar una educación superior verdaderamente integral a través de un curso de posgrado de un año de duración, único en el ámbito de las universidades en lengua española y con una naturaleza experimental y precursora que se apoya en el precedente de los seminarios sobre Grandes Libros de la torre del Virrey. Instituto de Estudios Culturales Avanzados, que se celebran desde 2014. Los estudiantes que obtengan el MGL habrán formulado y respondido a preguntas fundamentales sobre sí mismos —siguiendo la pauta socrática de que solo merece la pena vivirse una vida examinada— y sobre su mundo leyendo y discutiendo los Grandes Libros. Nuestros estudiantes serán profesionales en cualquier campo que traten de mejorar sus carreras, académicos que busquen una inmersión rigurosa en el pensamiento interdisciplinario y adultos interesados en investigar las raíces de los problemas de la actualidad —de la misma vida civilizada— a través de una investigación y conversación reflexivas.4

________________________________________________________

1 Immanuel Kant, Metaphysik der Sitten, Akademie Ausgabe, VI 289 (‘Was ist ein Buch?’). Tomaremos prestada de Kant la frase central de su pregunta por la Ilustración para hablar del “mundo de lectores” (Leserwelt) en Shakespeare y Borges (AA, VIII 37). La Akademie Ausgabe está disponible online en https://korpora.zim.uni-duisburg-essen.de/Kant/verzeichnisse-gesamt.html.

2 Agustín García Calvo se refirió expresamente al “libro” de Heráclito en su memorable Razón común. Edición crítica, ordenación, traducción y comentario de los restos del libro de Heraclito, Lucina, Madrid, 1985. Pero no pensamos en el libro, sino en el poema de Parménides.

3 Il Saggiatore, en Opere di Galileo Galilei, Ricciardi editore, Milán, 1953, disponible en https://sites.icmc.usp.br/andcarva/Il_Saggiatore.pdf. Poco antes Galileo desdeña que la filosofía “sea un libro y una fantasía humana, como la Ilíada y el Orlando furioso, libros en los que lo menos importante es que lo escrito sea verdadero”.

4 Véase Avi I. Mintz, Plato: Images, Aims, and Practices of Education, Springer, Cham, 2018, p. 43: “Lo que estos seminarios [Columbia, Chicago, St. John’s] tenían en común era que se basaban en la creencia de que a) los estudiantes aprenderían mejor participando en conversaciones, b) que participar en esas conversaciones cultivaría la clase de disposiciones que capacitaría a los estudiantes para reflexionar críticamente sobre otras exigencias e ideas que encontraran tanto dentro como fuera del aula y c) que esas discusiones arraigaban en un gran texto compartido y estimulante”. Para la relación entre los Grandes Libros y la educación liberal, véanse Manuel Vela Rodríguez, ‘Filosofía y educación liberal’, en Parerga 1 (2013, http://www.parerga.net/?article=filosofia-y-educacion-liberal), y la ponencia de José María Jiménez Caballero sobre ‘El concepto de educación liberal’ en el quinto seminario de Filópolis de la Escuela de Filosofía del Ateneo (2020, https://www.ateneovalencia.es/el-concepto-de-educacion-liberal/). Véanse también los seminarios de Grandes Libros de la torre del Virrey. Instituto de Estudios Culturales Avanzados: https://www.youtube.com/c/LatorredelVirrey/videos.

Matrícula

Máster de título propio en Grandes Libros por la UCV

60 ECTS

Octubre de 2021/junio de 2022

Viernes de 16:30 a 20:30

Sábados de 9:30 a 13:30

Tipo de enseñanza: Virtual (online)

Idioma: Español

Rama de conocimiento: Humanidades

Precio: 1500€

Inscripción: https://www.ucv.es/oferta-academica/facultades/facultad-de-filosofia-letras-y-humanidades/master-propio-en-grandes-libros

Requisitos específicos de acceso: Para acceder a las enseñanzas oficiales del MGL será necesario estar en posesión de un título universitario oficial español u otro expedido por una institución del Espacio Europeo de Educación Superior que faculte en el país expedidor del título el acceso a enseñanzas de Máster.

Asimismo, podrán acceder los titulados conforme a sistemas educativos ajenos al Espacio Europeo de Educación Superior sin necesidad de la homologación de sus títulos, previa comprobación por la Universidad de que aquellos acreditan un nivel de formación equivalente a los correspondientes títulos universitarios oficiales españoles y que facultan en el país expedidor del título para el acceso a enseñanzas de postgrado. El acceso por esta vía no implicará, en ningún caso, la homologación del título previo de que esté en posesión el interesado, ni su reconocimiento a otros efectos que el de cursar las enseñanzas de Máster.

Profesorado

Antonio Lastra (Valencia, 1967) es doctor en Filosofía por la Universidad de Murcia (1997), profesor de Filosofía en el IES Camp de Túria (Liria, Valencia), investigador externo del Instituto Franklin de Investigación en Pensamiento Norteamericano de la Universidad de Alcalá, investigador del Instituto Universitario de Investigación en Filosofía Edith Stein de la Universidad Católica de Valencia y profesor de Centro Universitario en la Escuela de Empresarios de Valencia (EDEM). Dirige la torre del Virrey. Instituto de Estudio Culturales Avanzados. Sus campos de trabajo preferentes son la ecología de la cultura, la traducción como lingua franca, la escritura constitucional americana, el problema teológico-político, la literatura inglesa y los estudios sobre cine. Su último libro es Aprender leyendo (Ápeiron Ediciones, Madrid, 2018). En la actualidad prepara la edición y traducción de las Memoirs of My Life de Edward Gibbon.

José Félix Baselga (Valencia, 1962) es doctor en Filosofía por la Universidad de Valencia (2009). Presentó su tesis doctoral con el título Identidad y diferencia. La crítica de la razón en Theodor W. Adorno, obteniendo la calificación de sobresaliente cum laude. Es director de la torre del Virrey. Revista de Estudios Culturales desde el año 2015. Sus áreas de interés se centran en la metafísica, la epistemología y la sociología. Su línea fundamental de investigación gira en torno a la tradición de la Escuela de Frankfurt desde los años 30 del siglo XX hasta la actualidad. En esta línea ha publicado libros y artículos en diversas revistas sobre las figuras de Theodor W. Adorno, Jürgen Habermas y Axel Honneth. Ha publicado también distintos trabajos sobre N. Maquiavelo, G.W.F Hegel, K. Marx, S. Kierkegaard, J. Ortega y Gasset y Byung-Chul Han entre otros.

Álvaro Cortina Urdampilleta es doctor en Filosofía por la Universidad de Leiden con una tesis sobre Bergson and the Aristotelian model of immanent teleology (2018). Ha sido investigador visitante en la École Normale Supérieure de París y en la actualidad es profesor en el IE Business School de Madrid. Ha traducido a Schopenhauer y colabora habitualmente con el diario El País. Es autor de la novela Deshielo y ascensión (2013) y del ensayo Abisal. Libro de zonas y figuras (2020).

Ginés Marco es licenciado en Filosofía y Derecho y doctor en Filosofía por la Universidad de Valencia, con especialidad en el área de conocimiento de Filosofía Moral. Profesor de Filosofía Moral para estudiantes universitarios graduados y postgraduados, decano de la Facultad de Filosofía de la Universidad Católica de Valencia desde 2012 y director del Máster Universitario en Márketing Político y Comunicación Institucional. Imparte, asimismo, sesiones de formación para directivos de las Administraciones Públicas en el INAP y en la Fundación Ortega-Marañón de Madrid. Es un estudioso de la confianza y la lealtad en las relaciones interpersonales e intraorganizativas. Acaba de publicar en 2020 una monografía sobre Lealtad en Tirant lo Blanch. Ha recibido diversos galardones internacionales por el máster en Márketing Político y Comunicación Institucional que dirige e impartido más de 250 conferencias en Europa, América y Asia.

Ricardo Gutiérrez Aguilar (Licenciado en Filosofía por la Universidad de Murcia, 2006; Premio Nacional de Filosofía, 2008) es Profesor Ayudante e Investigador en Filosofía en el Departamento de Historia y Filosofía de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH). Doctor en Filosofía por la U.N.E.D. (2014) con Mención Europea, también es Doktor der Philosophie por la Technische Universität zu Berlin (Alemania). En su proceso de formación destacarían sus etapas como investigador en el Instituto de Filosofía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (I.F.S.–C-S.I.C.) (2007-2010 y 2015-2017) y como Marie Curie Early Stage Researcher adscrito al proyecto europeo ENGLOBE. Enlightenment and Global History –FP7-PEOPLE-238285)(2010-2013). Entre sus publicaciones más recientes se pueden contar Virtud y Sistema. Juicio moral y filosofía de la Historia en Kant (Alamanda, 2018), Deuda y legado en la filosofía de la Historia de Schiller (Herder, 2018), o Predicar con el ejemplo. Ser y deber (de) ser en lo público(2019), además de oficiar como editor y co-autor en un volumen multidisciplinar sobre Filosofía de las Emociones (Empathy: Emotional, Ethical and Epistemological Narratives) que ha visto la luz publicado por BRILL (Leiden-Boston-Paderborn, 2019).

Krzysztof Piotr Skowroński (Opole, Polonia, 1965) es doctor en Filosofía por la Universidad de Opole (1998), en la que es profesor titular de Filosofía social, Retórica y Multiculturalismo, así como Scientific-affairs Manager en Berlin Practical Philosophy International Forum e.V. Ha organizado trece congresos internacionales sobre la relación entre los valores europeos y los americanos. Ha publicado Santayana and America. Values, Liberties, Responsibility (Cambridge Scholars, 2007), Values and Powers. Re-reading the Philosophical Tradition of American Pragmatism, (Rodopi 2009), Beyond Aesthetics and Politics: Philosophical and Axiological Studies on the Avant-garde, Pragmatism, and Postmodernism (Rodopi 2013) y Values, Valuations, and Axiological Norms in Richard Rorty’s Neopragmatism (Lexington Books-Rowman Group, 2015), y coeditado Practicing Philosophy as Experiencing Life (Brill/Rodopi, 2015) y John Lachs’s Practical Philosophy (Brill/Rodopi 2018).

Javier Alcoriza (Valencia, España, 1969) es licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Valencia, doctor en Filosofía por la Universidad de Murcia y Catedrático de Lengua Castellana y Literatura en la Enseñanza Secundaria. Ha editado y traducido, entre otros autores, a Immanuel Kant, Benjamin Franklin, William Hazlitt, John Ruskin, Ralph Waldo Emerson, Henry David Thoreau y George Eliot. Es autor de varios libros, entre ellos: Dostoyevski y su influencia en la cultura europea (Salamanca, 2005), La experiencia política americana. Un ensayo sobre Henry Adams (Madrid, 2005), La patria invisible. Judaísmo y ética de la literatura (Madrid, 2010), Educar la mirada. Lecciones sobre la historia del pensamiento (Valencia, 2012), El tigre de Hircania. Ensayos de lectura creativa (Madrid, 2012) y El problema de Shylock (Madrid, 2017). Es editor del volumen ¿Por qué los clásicos? (Murcia, 2019).

Vicente Cervera Salinas se doctoró con una tesis sobre la poesía de Jorge Luis Borges en 1989 y es catedrático de Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Murcia desde el año 2004. Su labor investigadora se centra en el ámbito de la poesía y el ensayo, con obras como La poesía de Jorge Luis Borges: Historia de una eternidad (1992), La poesía del “logos” (1992), La poesía y la idea. Fragmentos de una vieja querella (2007) o El síndrome de Beatriz en la literatura hispanoamericana (2006). Inició una línea de estudios sobre la literatura hispanoamericana comparada (La palabra en el espejo, 1996) y ha editado a figuras como George Santayana (Los reinos de Santayana, 2002), Pedro Henríquez Ureña (Historiografía cultural de la América hispánica, 2007) o Virgilio Piñera (Cuentos fríos en 2008, Teatro selecto en 2015 y su Narrativa selecta, con una primera edición crítica de La carne de René en2018). Ha coordinado dos volúmenes sobre la mítica revista argentina Sur: Ensayo, memoria cultural y traducción en Sur (2014) y Vínculos ensayísticos e interculturales en Sur (2014), fruto de sendos proyectos de investigación. En enero de 2015 aparece su monográfico Borges en la Ciudad de los Inmortales, publicado por Renacimiento. Como profesor ha dictado cursos y seminarios en diversas universidades europeas (Institut für Romanistik de Viena, la Sorbonne Nouvelle de París, la Université d’Orléans, la Università degli Studi Cá Foscari de Venezia o la Università degli Studi di Bergamo, entre otras) y americanas (la Iberoamericana y la UNAM de México, la Universidad de La Habana, la Universidad de San José de Costa Rica, la Universidad San Marcos de Lima, la Universidad de Buenos Aires, la Universidad de Mar del Plata y la University of Oregon). Es director de la colección “Signos”, de la Editorial edit.um y co-director de la revista electrónica Cartaphilus desde 2007. Desde 2014 hasta 2018 presidió la Asociación Española de Estudios de Literatura Hispanoamericana. Ha dirigido durante más de diez años el Aula de Humanidades de la Universidad de Murcia. Como poeta ha publicado hasta la fecha cuatro poemarios, entre los que destaca El alma oblicua (2003), traducido íntegramente al francés, italiano y portugués. Con De aurigas inmortales (1993) obtuvo el accésit del Premio América, fue prologado por Antonio Colinas y reeditado en su vigesimoquinto aniversario (2018). En 2011 representó a España como poeta en Printemps des Poètes en Luxemburgo y en 2016 en la Feria del Libro de Buenos Aires.

Juan Diego González-Sanz (Huelva, España, 1978) es doctor en Antropología Filosófica (Prog. Doct. Ciencias Sociales Aplicadas) por la Universidad de Huelva (2014), profesor ayudante doctor del Departamento de Enfermería de la Universidad de Huelva, profesor de Antropología Filosófica en el Instituto Teológico San Leandro (Diócesis de Huelva) y secretario de redacción de la torre del Virrey. Revista de Estudios Culturales. Se ha dedicado durante la última década a estudiar la obra del pensador francés Michel de Certeau (su tesis doctoral se tituló Creer, saber y poder. Jalones para una antropología del creer (y del cuidar) en la obra de Michel de Certeau) y a profundizar en el estudio de la relación entre la filosofía y la enfermería. Ha publicado recientemente ‘El contexto espiritual de Florence Nightingale’, Temperamentvm, 2021, y ‘The relevance of Xenophon’s Anabasis and Plato’s Meno to nursing’, Nursing Philosophy (2020). Actualmente trabaja en un ensayo sobre la herencia arriana en el pensamiento teológico de Florence Nightingale.

Francisco J. Martín (Segovia, 1961) es doctor en Filosofía por la Universidad Autónoma de Madrid y doctor en Filología por la Universidad de Pisa. Ha enseñado en las Universidades de Münster y Siena, y actualmente es profesor titular de Literatura Española y de Historia del Pensamiento Hispánico en la Universidad de Turín. Es autor, entre otras obras, de La tradición velada. Ortega y el pensamiento humanista (1999) y editor de España invertebrada (2002) de Ortega, Fiesta de Aranjuez (2005) y El Político (2007) de Azorín y España. Pensamiento, poesía y una ciudad (2008) de María Zambrano, de la que también ha llevado a cabo la recopilación de sus escritos italianos: Per abitare l’esilio (2006).

Daniel Martín Sáez es doctor en Filosofía por la Universidad Autónoma de Madrid (2018) y está acreditado como profesor ayudante doctor por la ANECA. Hizo su tesis sobre el nacimiento de la ópera tras graduarse en Filosofía y en Musicología, culminando un Máster en Estudios Avanzados en Filosofía y otro en Formación del Profesorado. Ha realizado una estancia de investigación como VSRC en el Departamento de Música de la Universidad de Princeton (New Jersey, Estados Unidos) y otra en el Departamento de Estudios Humanísticos de la Universidad de Ferrara (Italia). Sus estudios sobre ópera italiana y española le han valido ser premiado por la Society for Seventeenth-Century Music (2018), la Sociedad Española de Estudios del siglo XVIII (2019) y la Universidad de California Riverside y el CILAM (2019). En la actualidad es investigador del Proyecto I+D+i “Música y poder: el teatro con música durante el reinado de Felipe V” y del grupo “Genealogías del Pensamiento Contemporáneo” (UAM). Ha sido profesor del Doble Grado en Filosofía y Musicología de la UAM, del Grado en Musicología de la Universidad de Granada y del máster de Poéticas de la Historia de la Universidad Complutense de Madrid. Es autor de varios artículos de musicología y filosofía y ha participado en congresos internacionales de historia, filosofía, musicología, literatura e historia de la ciencia en España, Austria, Italia, Portugal, Brasil y China. Desde el año 2006, edita y dirige Sinfonía Virtual. Revista de Música (ISSN 1886-9505). Entre otros libros y artículos traducidos del inglés, el italiano y el portugués, ha realizado la edición, traducción e introducción de James O. Young, Filosofía de la música (2017). Su último artículo se titula ‘Los melodramas de Gabriello Chiabrera: favole, favolette, intermedii y vegghie’, en Revista de Musicología, vol. 43, nº 1 (2020), pp. 77-108.

José Alfredo Peris Cancio (Valencia, 1962) es licenciado en Derecho y en Filosofía y Ciencias de la Educación y doctor en Filosofía del Derecho por la Universitat de València. Es profesor doctor acreditado por la AVAP en la Universidad Católica de Valencia, donde imparte, entre otras asignaturas, Filosofía del Derecho, Derechos Humanos y Filosofía y Cine. Desarrolla desde 2012 con el catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia José Sanmartín Esplugues un proyecto de investigación subvencionado destinado a mostrar la fuerza antropológica del cine comprometido con la dignidad humana (personalismo fílmico), del mismo han surgido seis libros (Cuadernos de Filosofía y Cine, 1-6), estando en preparación un séptimo, y más de noventa artículos científicos y capítulos de libros. Es coeditor de Nuestra Ciudad de Thornton Wilder (2020).

Plan de estudios

Módulo I

1 ¿Qué es un gran libro?

Prof. Dr. Antonio Lastra

¿Qué tiene en común Platón, ausente de casi todos sus diálogos (significativamente del Fedón: “Creo que Platón estaba enfermo”), con el autor o los autores anónimos de Las mil y una noches (y sus traductores) y el moy-mesme con el que se presenta Montaigne al lector? ¿Cómo se transmite una escritura tan diversa y se fija en el tiempo? ¿Cuáles son sus géneros y sus intenciones? ¿Cuándo deja de ser contemporánea para convertirse en clásica? ¿Cómo adquieren estos libros de una manera ejemplar la condición de grandes libros?

  • Platón, Diálogos
  • Las mil y una noches
  • Michel de Montaigne, Ensayos

6 ECTS

Primer cuatrimestre

2 Weltliteratur

Prof. Dr. José Félix Baselga

Veinte años después de las conversaciones con Eckermann en las que Goethe acuña el término de Weltliteratur, literatura universal, Marx se sirve de él en el Manifiesto comunista en relación a los procesos de globalización que el capitalismo está acelerando. Goethe entendió que la novedad de los tiempos consistía en la consolidación de un espacio literario mundial en el que las literaturas nacionales se integraban por sus mutuas interferencias, influencias y conflictos. Consideró que ese proceso redundaba en un enriquecimiento de todas ellas y entendió que había que favorecerlo. Marx coincidió con el diagnóstico goethiano del advenimiento de la Weltliteratur, pero interpretó este fenómeno en el contexto de los procesos de globalización que el modo de producción capitalista estaba imprimiendo a la economía. Las menciones de la literatura que aparecen en este sentido en el Manifiesto comunista la comprenden en términos de bienes espirituales, mercancías sometidas a los mismos procesos de producción e intercambio que los bienes materiales. Marx pronosticó por la expansión global del capitalismo una paulatina homogeneización de esos bienes. En las investigaciones de T. W. Adorno y M. Horkheimer a mediados del siglo XX en torno a la industria cultural se puede encontrar una ratificación de tales pronósticos y un fino análisis de la función ideológica y estabilizadora de los bienes espirituales cuando quedan reducidos a meras mercancías.

  • Johann Peter Eckermann, Conversaciones con Goethe
  • Karl Marx, Manifiesto comunista
  • T. W. Adorno y M. Horkheimer, Dialéctica de la Ilustración

6 ECTS

Primer cuatrimestre

Módulo II

3 Logos y Scriptura

3/1 Logos

Prof. Dr. Álvaro Cortina

Desde su articulación en lo que la tradición ha preservado como el libro de Heráclito, el término Logos ha ocupado un lugar central en el pensamiento occidental. Atraviesa toda la filosofía clásica y se sitúa al principio de la escritura evangélica con san Juan. “Filología” es solo un modo de aceptar que, sea lo que sea el Logos, exige algo a los seres humanos que no han logrado captar del todo. La última de las grandes “personalidades filológicas” —Nietzsche— lo pondrá de relieve en el inicio mismo de su cuestionamiento: Homero y la filología clásica.

  • Heráclito
  • Evangelio de san Juan
  • Friedrich Nietzsche, Homero y la filología clásica

3 ECTS

Primer cuatrimestre

3/2 Scriptura

Prof. Dr. Ginés Marco

Los griegos no pensaron nunca en las posibilidades de la traducción. Para los pensadores romanos, primero, y luego para cuantos han tratado de hacerse cargo del logos griego la traducción ha sido la lingua franca de la cultura. La Vulgata de san Jerónimo sigue a la división constitutiva del Imperio y prepara la scriptura característica del mundo occidental, del que La ciudad de Dios fue probablemente la primera gran expresión consciente. Entre la obra del obispo de Hipona y la aparición anónima del Tratado teológico-político de Spinoza, que inaugura la época de la Ilustración, el mundo de lectores tendrá que hacer frente a la desaparición de buena parte del legado clásico, a su dispersión en los distintos climas medievales y a una serie de renacimientos parciales que tendrán como paradigma la lectura y la escritura. El Didascalicon —el libro de Hugo de san Víctor y el concepto— es la disciplina que conserva los Grandes Libros.

  • Vulgata de san Jerónimo
  • Hugo de san Víctor, Didascalicon
  • Spinoza, Tratado teológico-político

3 ECTS

Primer cuatrimestre

4 Grandes Libros y Cultura

4/1 Educación liberal, Humanidades, Ciencias del Espíritu

Prof. Dr. Ricardo Gutiérrez

Se quieren leer aquí tres libros que se edifican con la idea de que el cultivo de sí va de la mano de cómo deseamos cultivar o criticar o proponer un modo de habitar este mundo. Cicerón muestra que se debe empezar a hablar de uno mismo, del puesto que uno ocupa en el mundo para hablar de la realidad entera; Swift nos ofrece una sátira del modo como de hecho se ha establecido tal realidad porque desea encontrar un espacio en el que reconocerse; Goethe teje tal espacio presentando, al tiempo, lecciones de vida aquí y ahora. Le decía Cicerón a su hijo que para ser buena persona había que ser un buen romano y es que, al cabo, lo que hay “ahí fuera” se puede entender como una extensión del espacio donde deseamos encontrarnos y, efectivamente, la polis no es ajena a la poesía.

  • Cicerón, Tusculanas
  • Jonathan Swift, Los viajes de Gulliver
  • Goethe, Poesía y verdad

3 ECTS

Primer cuatrimestre

4/2 Estudios Culturales

Prof. Dr. Krzysztof Piotr Skowroński

Arte y experiencia (1934) de John Dewey, Cultura y Valor (editado póstumamente en 1970) de Ludwig Wittgenstein y Ferdydurke (1937) de Witold Gombrowicz son libros centrales en los Estudios Culturales del mundo occidental en los siglos XX y XXI. El primero es una manifestación profunda del mundo americano. Dewey (1859-1952) fue el representante más importante del pragmatismo, un movimiento filosófico para el cual la filosofía significaba la crítica cultural con la ambición de transformar las relaciones socio-políticas. Wittgenstein (1889-1951), famoso lógico austriaco-británico, escribió durante décadas sus notas sobre el sentido de la cultura contemporánea y el papel de los valores. Gombrowicz (1904-1969), un escritor vanguardista polaco, que vivió veintitrés años en Argentina, presenta en su novela filosófica un diagnóstico de la cultura moderna y, a través de herramientas literarias como el absurdo, la ironía y la paradoja, observa el papel de las jerarquías sociales en la autocreación de los seres humanos.

  • John Dewey, Arte como experiencia
  • Witold Gombrowicz, Ferdydurke
  • Ludwig Wittgenstein, Cultura y valor

3 ECTS

Primer cuatrimestre

Módulo III

5 Mundos de lectores

5/1 Shakespeare y el texto de la vida moderna

Prof. Dr. Javier Alcoriza

“Escribir ha hecho mucho daño a los escritores”, dijo Oscar Wilde, “hay que volver a la voz”. ¿Cuál es la voz de Shakespeare? ¿Acaso es Shakespeare un autor capaz de hablar con una sola voz? La cuestión nos lleva a indagar en la prioridad de la lectura o la representación para conocer la textura misma de su obra. El Gran Libro de Shakespeare —o que es Shakespeare— implica a su vez saber si estamos en condiciones de leerlo, de no abjurar de la fe que busca en él, como apuntaba la lectura fuerte de Emerson, una “sabiduría de la vida”.

  • Geoffrey Chaucer, Cuentos de Canterbury
  • Shakespeare
  • Lectores de Shakespeare

3 ECTS

Segundo cuatrimestre

5/2 La biblioteca de Borges

Prof. Dr. Vicente Cervera

Hablar de Borges es hablar del Libro, del Culto del Libro y de la Biblioteca de Babel, del dictum mallarmeano: “El mundo existe para llegar a un libro” y del concepto de “existencialismo textual”. Borges no puede ser leído sin el referente de la Literatura y la Literatura no halló su plenitud hasta que Borges no vino a colmarla con su amor al libro y la intensidad pantextual de su obra. En esta asignatura, por tanto, se plantearán tres grandes vertientes que emanan de la obra poliédrica de Borges, compaginando su creación con la de algunos textos que podrían explicarla y también explicarse con ella. No solo Virgilio, Cervantes, Quevedo, Góngora, Shakespeare, Valéry, Stevenson, Schopenhauer, Nietzsche, Emerson, Whitman, Poe, Montaigne o Chesterton iluminan su inspiración literaria, sino que toda una revisión de la historia universal del libro fecunda sus ficciones, líricas o en prosa, ensayísticas o prologadas. La primera de estas vertientes será examinar el concepto del “deslinde” en Alfonso Reyes, maestro de Borges; la segunda, la arquitectura poética del trasmundo cristiano, que lo vincula con Dante (y también con Santayana) y, por fin, su recreación “inquisitiva” de la babélica biblioteca universal, que lo convierte en un auténtico Hacedor del Libro en su contemporaneidad.

  • Jorge Luis Borges, El hacedor
  • Alfonso Reyes, La experiencia literaria
  • Dante Alighieri, Comedia

3 ECTS

Segundo cuatrimestre

6 Naturaleza e historias

6/1 El gran libro de la naturaleza

Prof. Dr. Juan Diego González

Cualquier opción posible por la transformación del mundo se enfrenta, antes o después, a la necesidad de diagnosticar con acierto el punto de partida. Dejando a un lado por insuficientes las aportaciones de la filosofía clásica respecto al orden natural, grandes mentes a lo largo de la historia han buscado identificar, a través de la observación del mundo, un nuevo código que permitiera comprender y explicar cuanto acontece. Da prueba del éxito de su empeño que no haya en nuestro tiempo una idea más poderosa que la de ciencia. La lectura de los grandes libros científicos puede ayudarnos a conectar con la inquietud que es capaz de hacernos ir más allá de las preguntas establecidas y comprobar que sus autores vieron mucho más de lo que una mirada superficial encuentra en sus respuestas.

  • Lucrecio, De la naturaleza
  • Galileo Galilei, Diálogo sobre los dos máximos sistemas del mundo ptolemaico y copernicano
  • Hans Blumenberg, La legibilidad del mundo

3 ECTS

Segundo cuatrimestre

6/2 Historias

Prof. Dr. Antonio Lastra

Las historias, el plural con el que se presenta desde Herodoto una serie de investigaciones que van alejándose de la naturaleza (Sócrates aún emplea la palabra en el momento decisivo de su segunda navegación), exigen una disposición de ánimo capaz de albergar lo que va quedando atrás. La mentalidad ilustrada de Edward Gibbon, cuya Historia de la declinación y caída del Imperio romano proponemos como lectura central de la escritura histórica, encontraría en las sucesivas divisiones constitutivas del Imperio la unidad de civilización en la que su libro, su gran libro, aspiraba a colmar las lagunas de la transmisión textual. Un siglo después, en el Epílogo de Guerra y paz, Tolstói daría cuenta de la dificultad de aunar la independencia espiritual con la conservación de los mundos históricos.

  • Herodoto, Historias
  • Edward Gibbon, Historia de la declinación y caída del Imperio romano
  • Lev Tolstói, Guerra y paz

3 ECTS

Segundo cuatrimestre

Módulo IV

7 Gran estilo

Prof. Dr. Francisco J. Martín

“Gran estilo”, la frase que recorre la obra de Nietzsche en el sentido de aplicar la voluntad de poder a la obra de arte, anima todas las reacciones espirituales entre la Ilustración y las primeras décadas del siglo XX: desde la Comedia humana de Balzac hasta El hombre sin atributos de Musil, desde La educación sentimental de Flaubert hasta En busca del tiempo perdido de Proust o el Ulises de Joyce o las grandes novelas inacabadas de Kafka, el escritor se dirige menos a un público que a la consecución de un lenguaje perfecto.

  • Arthur Schopenhauer, El mundo como voluntad y representación
  • Marcel Proust, En busca del tiempo perdido
  • Giuseppe Tomasi di Lampedusa, El Gatopardo

6 ECTS

Segundo cuatrimestre

8 Ópera y Cinemática

8/1 Grandes Libros y Ópera: totalidad

Prof. Dr. Daniel Martín

¿Se puede hablar de ópera en un programa de Grandes Libros? La pregunta podría resultar superflua para el historiador de la literatura. Pero los primeros libros de la historia están ligados al canto, desde la Ilíada y la Odisea, incomprensibles sin rapsodas y aedos, hasta las tragedias y comedias atenienses. En el origen de todas estas palabras se oculta, de hecho, la palabra “canción” (ᾠδή, odé). Esto mismo ocurre con la tradición bíblica, que incluye libros escritos para ser cantados, como los Salmos (también la palabra “salmodia” contiene la citada raíz). La ópera se puede comprender como un episodio más de esta historia literaria, con su plasmación escrita en el libreto (diminutivo, precisamente, de libro), que nos ayudará a desarrollar una historia del libro a veces ignorada: el libro como medio (no como fin en sí mismo) de todo aquello que desborda la escritura, incluyendo rituales, bailes, gestos, vestuarios, escenografías y música, sin olvidar la prosodia (otra palabra derivada de “canción”) de todo lenguaje. Además, la ópera está vinculada a los grandes libros desde su nacimiento, como mostraremos a través de tres óperas: La fábula de Orfeo (1607) de Monteverdi, incomprensible sin la historia del orfismo y sus textos sagrados, pero también sin los grandes libros de Ovidio, Virgilio, Poliziano y Dante; Don Giovanni (1787) de Mozart, basada en toda una saga de libros sobre Don Juan que se inicia con la célebre obra de Tirso de Molina, y Muerte en Venecia (1973) de Benjamin Britten, inspirada en la novela homónima de Thomas Mann.

  • Claudio Monteverdi, Orfeo
  • W. A. Mozart, Don Giovanni
  • Benjamin Britten, Muerte en Venecia

3 ECTS

Segundo cuatrimestre

8/2 Grandes Libros y Cinemática: narraciones

Prof. Dr. José Alfredo Peris

La filosofía cinemática, tal como la conciben autores como Stanley Cavell o Robert B. Pippin, permite reconocer que detrás de las grandes películas existe una narración propia que no se reduce ni a novela ilustrada ni a teatro filmado. La concepción del cine por parte de un director y del grupo humano al que debe conjuntar —actores, guionistas, técnicos de múltiples aspectos, compositores— da lugar a un nuevo logro artístico que no se parece a ningún otro y que desde su propia fuerza expresiva es capaz de suscitar reflexiones filosóficas, éticas y estéticas que de otro modo no habrían podido tener su lugar propio en la cultura de nuestro tiempo. El análisis de la narración cinemática requiere de buenos encuentros con las películas a las que reconocemos como portadoras de significado. Nos centraremos en La regla de juego, de Jean Renoir y su papel central en la autonomía del cine para reivindicar una expresión propia; en Nuestra ciudad/Sinfonía de vida de Thornton Wilder y Sam Wood para considerar el peligro teorético de la cámara en la transición del teatro al cine e incluiremos una lectura de la serie Lost y con ella realizaremos una reflexión cinemática sobre esta nueva expresión del arte de masas.

  • Jean Renoir, La regla del juego
  • Thornton Wilder/Sam Wood, Nuestra ciudad/Sinfonía de la vida
  • Lost

3 ECTS

Segundo cuatrimestre

Módulo V

Trabajo de Fin de Máster (TFM)

Coordinador: Prof. Dr. Juan Diego González Sanz.

12 ECTS

Segundo cuatrimestre